Ángel P. Piloto de líneas aéreas: “El mejor país para vivir es España”

 ENTREVISTA

Avion     Ángel P. A. lleva más de 25 años viajando por todo el mundo y viendo distintas civilizaciones y culturas debido a su trabajo como piloto de una compañía aérea. Asegura haber estado al menos en cinco continentes y en más de medio centenar de países de entre los que destaca Grecia, Alemania y por supuesto España.

 

¿Cuantos años llevas trabajando?

Comencé a trabajar con 15 años durante las mañanas mientras que seguí estudiando por las tardes. Una vez que terminé mi formación, por falta de demanda en mi profesión, desarrollé otras labores durante varios años y finalmente a mis 26 años comencé a desempeñar la profesión para la que me había formado, piloto de líneas aéreas.

¿En cuantos lugares has estado aproximadamente?

 Si entendemos “lugares” como  distintos países, habré estado en unos 50 países. Dentro de algunos de estos países, en distintas ciudades.

¿Cuál es el lugar que más te ha gustado?

 España, sin lugar a duda.

Aunque como entiendo que procede citar algún otro “lugar” extranjero, he de mencionar a Grecia como país y el atolón de Los Roques en Venezuela como enclave privilegiado.

¿Qué lugar es el que menos te ha gustado?

Sin entrar en detalles ni motivos, algún país Islámico.

¿En que país vivirías si no fuera España?

Alemania, a poder ser en Hamburgo.

¿Y en que lugar nunca vivirías?

Es difícil desechar una zona para vivir, ya que cualquier lugar te puede aportar sensaciones y vivencias interesantes como individuo.  Pero si pienso en una unidad familiar como es mi caso, tendría que descartar algunos países por  privarte  de derechos que considero fundamentales.

¿De que lugar esperabas mucho y luego te ha decepcionado?

En realidad no puedo decir que haya encontrado lugar que distase significativamente de las expectativas que tenía sobre él;  quizás por tener conocimiento previo de cada uno de ellos.

Y a la inversa ¿Qué te ha sorprendido pensando que iba a ser peor?

Algo que  me sorprendió muy gratamente en su momento, fue el descubrir la riqueza de la lengua española en muchos de los pequeños lugares y  pueblos que he conocido en América del Sur, donde el variado y culto léxico empleado, convertía a humildes gentes en  prodigiosos oradores,  teniéndose en cuenta su entorno social y su formación cultural.

¿Qué lugar que no conoces te gustaría conocer?Cordillera del Himalaya

Pueblos y culturas de la gran cordillera del Himalaya.

¿Qué lugar no te hubiera gustado conocer nunca?

De los lugares que he conocido no he encontrado ninguno tan indeseable como para querer no haberlo conocido jamás. Unos por sus parajes, otros por sus gentes, por sus culturas, por su luz, por…

Todos tienen  algo que entregarte y todos me facilitaron conocimiento.

¿Qué país crees que es el más peligroso?

Depende mucho de como te muevas o desenvuelvas en cada uno de los puedan estar catalogados como peligrosos.

Con prudencia, discreción e información previa a los desplazamientos no conozco país, en estado civil de paz, para desaconsejar por su inseguridad.

¿Has tenido algún problema serio en el extranjero?

A Dios gracias, nunca he tenido serios problemas en ninguno de los países  que he conocido hasta ahora.

Si tengo conocimiento de algún caso en que personas cercanas a mí profesionalmente que se han visto envueltas accidentalmente el situaciones realmente serias y comprometidas que han cambiado el curso de sus vidas, al menos durante un significativo periodo.

Viaje al corazón de la cerveza

 REPORTAJE

     Esta semana nuestro viaje no es a ninguna ciudad ni a ningún país en especial. Viajaremos en el tiempo para conocer uno de los productos más conocidos en el mundo: La cerveza. En este viaje temporal conoceremos las diferencias de una cerveza preparada de manera artesanal, como en la antigüedad, y una rubia creada en laboratorios de una gran fábrica. 

Estas fechas traen de vuelta el buen tiempo y el sol, sinónimo en España de terrazas y bares abarrotados de gente para combatir el calor, la mayoría con una cerveza en la mano. En cambio son pocos los que saben el camino que ha tenido que recorrer su caña. Hace  tan sólo un mes no era más que un puñado de malta, unas hojas de lúpulo, un poco de cebada y un vaso de agua.

¿Pero como se hace realmente la cerveza? Pues bien para responder a esta pregunta lo mejor es acudir a la fábrica más grande de cerveza de toda España y la que más produce de toda Europa, la de Mahou-San Miguel, situada en Alovera, Guadalajara.

En una superficie de 430.000 metros cuadrados, se alza imponente la gran factoría que concentra un incesante flujo de camiones -hasta 40.000 al año- que o bien llevan materias primas o  bien distribuyen la cerveza ya elaborada. Desde lejos se pueden apreciar las largas chimeneas escupiendo un constante humo blanco, fruto de la cocción de la malta. Cuanto más nos acercamos podemos ver junto a la entrada varios silos enormes de más de 30 metros de altura donde guardan la malta y el maíz.

Después de atravesar la puerta y subir unas escaleras nos encontramos en la sala de visitas. En el centro cuatro tubos blancos contienen los cuatro ingredientes básicos para producir la cerveza. En una de las paredes un cuadro muestra a los visitantes las distintas etiquetas de los botellines de Mahou, donde se pueden apreciar algunas etiquetas amarillentas y arrugadas de más de un siglo de vida. 

Rocío Suárez, del departamento de comunicación externa, es una de las encargadas de mostrar la fábrica a los visitantes. Asegura que los ingredientes de producción son prácticamente los mismos que hace un siglo: “La malta configura el cuerpo, el color y la espuma de la cerveza. La levadura transforma los azucares del mosto en alcohol. El lúpulo le da el aroma y el amargor. Y por último el agua es lo que le da la consistencia”.

Sin embargo, al llegar a lo que Rocío denomina como el “cerebro” de la Fábrica, se puede observar que los métodos de producción han cambiado mucho. La sala de control se puede observar gracias a que una de las paredes es de cristal. Dentro trabaja un grupo de unas veinte personas en una mesa semicircular repleta de ordenadores. Según Rocío controlan todo el proceso de fabricación: “Ahora todo se controla desde la sala de control. Desde los ordenadores se pueden controlar las válvulas, las temperaturas, las mezclas… Así siempre sale igual”. Quizá lo que más llame la atención es que el trabajo que antes los desempeñaban los monjes, ahora lo realizan físicos, químicos, ingenieros…

Lo primero que se hace es moler la malta. La malta son los granos de la cebada, pequeñas semillas amarillas que le darán ese color característico a la cerveza. Una vez esté bien molida se mezcla con agua. Esto se hace en dos grandes cubas que están situadas en la sala contigua a la de control.

Los azucares de la malta pasan al agua y a la mezcla resultante se la llama mosto.

Por tuberías subterráneas pasa a otra tina, encargada de cocer el agua con el lúpulo. El olor aquí es muy fuerte, y es de estas cubas de donde salía el humo blanco que se aprecia desde la carretera.

Vuelve a pasar a otra cuba en la que se mezcla con levadura y se deja fermentar. Este es un momento crucial pues la levadura -que es un organismo vivo- transforma los azucares del mosto en alcohol. Rocío afirma que la levadura es el ingrediente que más propiedades le otorga a la cerveza, por lo que es el gran secreto de cada marca.

Tal es así que Mahou aún conserva la cepa original de la cebada con la que se realizaba su cerveza en el siglo XIX. Esta se encuentra guardada en una universidad de Alemania. Permite que el sabor siempre sea el mismo, que no cambie de una producción a otra.

Finalmente se filtra y se deja reposar. Una vez enfriada esta lista para el consumo. Rocío explica que en España se filtra porque no gusta la cerveza turbia: “A los españoles no les gusta encontrarse grumos mientras beben, a diferencia de los alemanes”. Sin embargo, lejos del proceso de fabricación industrial podemos encontrar lugares donde fabrican su propia cerveza de forma natural al igual que la producían los monjes en la antigüedad.

Es el caso de la cervecería Naturbier, situada en la Plaza de Santa Ana de Madrid. Está ambientada en una taberna germana, con paredes de piedra y muebles altos de madera, aseguran que su cerveza es de las pocas elaboradas artesanalmente con productos sólo naturales.

Cervecer�a Naturbier, en Madrid

Al entrar por la puerta se puede apreciar el fuerte olor a malta. En el fondo dos cubas de color cobre cuecen la mezcla de malta y agua. Alrededor de ellas un hombre manipula válvulas y vigila el proceso, es Alexander, el cervecero de Naturbier.

Explica que la producción es muy distinta a la de las grandes fábricas en primer lugar por los ingredientes. “Las grandes marcas no utilizan un 100% de cebada como aquí. Para abaratar costes suelen echar un 30% de maíz” critica Alexander, algo que posteriormente nos confirmó Rocío. El cervecero seguía explicando: “Tampoco utilizamos estabilizantes ni antioxidantes porque se bebe en el momento”.

Alexander también explica que a diferencia de las grandes marcas ellos no filtran la cerveza, pues esto le da más sabor porque se quedan los posos de levadura en suspensión. Rocío después revelaba el por qué ellos no pueden hacerlo, además de por una cuestión de gustos: “Si no filtramos la cerveza puede seguir fermentando, por lo que no podríamos asegurar el mismo sabor para todos nuestros productos”.

Pero las dos cubas de la planta de arriba son tan sólo la punta del iceberg, en la planta de abajo se encuentra casi toda la maquinaria. Mientras bajábamos, Alexander señalaba a un cliente que vestía de traje y decía sonriendo: “Hasta el jefe de ventas de San Miguel viene aquí a tomarse una cerveza”.

Abajo varias salas se dividían los procesos de producción. Una de ellas estaba destinada a un molino que molía la malta. En otra, unas cubas se encargaban de cocer y macerar. Por último, los tanques de fermentación, enormes cubas metálicas donde se quedaba la mezcla 3 semanas, se encontraban en una sala fría en la que también estaban los barriles para su almacenamiento. De ahí un tubo subía directamente al grifo de la barra. 

Con esta maquinaria el bar puede crear hasta 1.500 litros al día, lejos de los 4.000.000 de litros que puede producir Mahou diariamente en la temporada de verano.

Sin embargo, pese a que la mezcla y la producción sean distintas en ambos lugares, finalmente el producto final terminará refrescando el gaznate de los sedientos consumidores.

 

 

 

 

Tenerife: Paraiso tropical sin salir de España

El Teide, en Tenerife

     Situada a 300 kilómetros de las costas africanas se encuentra la isla volcánica de Tenerife. Pertenece al archipiélago canario, un conjunto de siete islas que por su situación cercana al trópico de cáncer hace que el clima sea templado y muy suave durante todo el año. Tenerife es por ello conocida como “la Isla de la Eterna Primavera”, donde normalmente en invierno no se baja de los 17º y en verano no se superan los 26º.

     Es por ello un emplazamiento único en toda España, con una flora y una fauna muy extensa pese a ser un pequeño paraje. Esta riqueza natural viene dada gracias a los distintos ecosistemas que se pueden encontrar en la isla tinerfeña. Desde climas desérticos en las zonas más altas que recuerdan a Marte por sus tintes rojizos y su paisaje rocoso hasta bosques muy densos con altos árboles donde la niebla y las lluvias son muy frecuentes.

El Teide

     El Teide se eleva inamovible hasta los 3.718 metros de altitud en el centro de la isla, recordando a todos los habitantes cuales son los orígenes de Tenerife. Hace más de 40 millones de años las erupciones submarinas fueron originando una masa de tierra fruto del magma enfriado con el agua. Al cabo de unos 30 millones de años la isla ya emergía del agua. Pero es en los últimos 200.000 años cuando se configura toda la superficie, formándose los valles de La Orotava y de Güimar. Por ello, en su historia más reciente ha habido constancia de al menos hasta cuatro erupciones. La más grave en el año 1706 cuando entró en erupción el volcán de Trebejo. Sus cenizas y su lava sepultaron la cuidad de Garachico, lugar donde estaba el puerto más importante de la isla en el siglo XVIII. La última erupción tuvo lugar en el año 1909.  

     Por esta razón la mayoría de las playas de la isla sorprenden al turista por su color negro. Las pequeñas rocas volcánicas trituradas hacen las labores de la fina arenisca de las playas peninsulares. La única mala noticia de esto es que los niños no podrán hacer castillos ni otras pequeñas obras arquitectónicas.

Espectaculo de delfines en Loro Park. Puerto de la Cruz

     La capital tinerfeña es Santa Cruz de Tenerife, siendo por ello la ciudad más poblada de la isla. Sin embargo, hay otras ciudades que ofrecerán un mayor interés al turista. Quizá Puerto de la Cruz sea uno de los destinos más demandados de los visitantes. Su situación a los pies del valle de La Orotava hace que la ciudad ofrezca una gran variedad de plantas y unos bellos parajes para disfrutar de la naturaleza. Además de las playas, el Puerto de la Cruz cuenta también con un impresionante Jardín Botánico, con Casino, piscinas de agua de mar, centros comerciales e incluso con un zoológico -el Loro Park– que pese a ser reducido supera con creces a los de las grandes ciudades. Por supuesto se pueden disfrutar unas papas arrugas en cualquier bar y por la noche la ciudad cobra vida con sus pubs y discotecas.  El Draco Milenario. Icod de los Vinos

     Además de Puerto de la Cruz, el visitante no puede marcharse de la isla sin ver otros lugares. Por ello se hace indispensable alquilar un vehículo, pues por un precio no muy elevado se podrá recorrer la isla en poco tiempo. Lugares como Icod de los Vinos, donde el turista encontrará uno de los árboles más antiguos de la isla -el Draco Milenario- y podrá disfrutar de los mejores vinos de la región. Garachico, la cuidad sepultada por la lava, vuelve a tener vida. En su costa la gente se baña en las piscinas naturales que forman las rocas.  

     Otro lugar imprescindible que el turista a de visitar es la punta de Teno, lugar conocido como Los Gigantes por sus imponentes acantilados que superan los 500 metros de altura.  Otros lugares muy visitados son Candelaria, La Orotava, Adeje, la Playa de las Américas, Los Cristianos o San Cristóbal de la Laguna.

Los Gigantes. Punta de Teno

     Y por supuesto, el turista no se puede marchar de Tenerife sin visitar el Teide. Pese a que el teleférico que sube casi a lo más alto cuesta unos 22 euros, merece la pena. Las vistas desde arriba son increíbles, pues si la visibilidad es buena se puede ver toda la isla. Además, el camino para llegar hasta el volcán es impresionante, pues en pocos kilómetros vas atravesando distintos ecosistemas. Eso si, para subir a la punta hay que pedir una autorización antes de viajar.

     Tenerife se convierte así en un destino muy goloso para aquél que quiera visitar un paraíso tropical sin salir de España y gastándose poco dinero.

Boston: Cuna de la independencia (2ª parte)

Boston

     Aunque realmente, la zona en la que se originó la ciudad de Boston es Beacon Hill, manteniéndose hasta hoy en día como uno de los barrios de mayor poder adquisitivo de la ciudad. Es una colina donde predominan las casas y las mansiones del siglo XVIII y XIX caracterizadas por sus cristaleras de color púrpura y por sus laboriosas rejas negras de hierro forjado. Aún permanecen las calles enladrilladas con bastos adoquines de piedra y las farolas negras que todavía funcionan con gas, por lo que permanecen las veinticuatro horas del día encendidas (por la tarea que requeriría tener que apagarlas todos los días). Unas curiosidades. La primera el nombre de un hotel situado en este barrio que en otros tiempos fue una prisión, el Hotel Libertad. La segunda, que la mayor parte de las víctimas del estrangulador de Boston eran de este barrio. La última que el presidente J.F. Kennedy se crió en este barrio, en el 122 de la calle Bowdoin.

La casa en la que JF Kennedy se crió

     Pero el verdadero centro de la cuidad  es Back Bay o Bahía del Retroceso en español. Recibe este nombre porque originalmente esta zona estaba bañada por el Río Charles. En un ambicioso proyecto rellenaron toda esa parte con tierra para ganarle terreno al río. Las obras, que duraron 30 años, comenzaron en 1856. Esta zona ofrece una gran cantidad de tiendas y centros comerciales, de complejos empresariales y de galerías de arte. En la calle Newbury se encuentran los establecimientos comerciales de mayor distinción. En este barrio se alzan muchos de los rascacielos  de la ciudad como el John Hancock o la torre Prudencial, ambos con observatorio abierto al público para poder disfrutar de una fantástica vista panorámica.

     Otro gran atractivo de la cuidad es su equipo de béisbol, los Boston Red Sox (Calcetines Rojos). Son los vigentes campeones de la liga de béisbol por lo que convierte a Boston en una ciudad que sigue más este deporte que el baloncesto, pese a que su equipo de baloncesto -los Boston Celtics– es actualmente uno de los mejores equipos de la NBA. El estadio de los Red Sox se encuentra en el barrio de Fenway, zona donde abundan las universidades y los hospitales. Además se encuentra el Museo de Arte y la residencia de la Estadio de los Boston Red SoxOrquesta Sinfónica.

     En conclusión, Boston es una ciudad que enamorará al turista. Son muchas las personas que han quedado más entusiasmadas con Boston que con Nueva York. Es un destino ideal para conocer una ciudad americana muy desarrollada pero lejos del ajetreo de la gran manzana. Con cientos de parques y una arquitectura más similar a la inglesa que a la de su país, Boston permitirá que los visitantes europeos disfruten del ambiente americano en una ciudad que les recordará al viejo continente.

Sudáfrica: Misión Safari (2ª Parte)

El primer día la excursión es a la montaña, el lugar idóneo para ver a los elefantes y a los guepardos. Más que una montaña es una enorme formación rocosa de color rojizo de más de 600 metros de altura. De estas montañas brotan pequeñas cascadas debido a la gran masa de agua subterránea que se encuentra bajo ellas.                                                        Toyota

     A las 5 de la tarde del primer día se hace la primera salida. Para ello un Ranger lleva al grupo en un Toyota Land Cruiser diseñado para los safaris. De color verde oscuro, el todoterreno puede transportar hasta nueve personas y para que la visibilidad sea máxima es descapotable. Durante la ascensión las pendientes llegan a alcanzar los 45º de pendiente, obligando al Toyota a exprimir sus marchas más cortas. Una vez en la cima, una increíble llanura se extiende a lo largo y ancho de la formación, en medio se alza imponente el cerro que da nombre al parque natural: Entabeni, que en zulú significa “Que se mantiene por si sólo”. 

Entabeni 2
Entabeni, el cerro que le da nombre al parque

    De vuelta al campamento, ya de noche, es el momento perfecto para admirar el estrellado cielo. Lejos de luminosas ciudades, en Entabeni se puede observar perfectamente el firmamento. Se pueden apreciar constelaciones que son imposibles de ver en el hemisferio norte, como por ejemplo la Cruz del Sur.

Leon     Al día siguiente hay que madrugar. A las 6 de la mañana comienza la segunda ruta, momento perfecto para ver a los grandes felinos cazar, pues las temperaturas son más bajas y por lo tanto el esfuerzo es menor. Esta vez la ruta es por la llanura, lugar en el que se puede ver el típico paisaje de Sabana con alta vegetación y pequeños árboles aislados. El color amarillo de la paja tiñe la roja tierra suelta por la que circula el Toyota Land Cruiser. En esta zona se puede divisar una gran variedad de especies como leones, rinocerontes blancos, jirafas, búfalos, hipopótamos o cocodrilos entre otros. Para ello el Ranger va buscando huellas en el suelo, pues en una superficie de 12.000 hectáreas como es la llanura no siempre es fácil encontrar animales. El guía lo deja claro: “Esto no es un zoo, por lo que si queremos ver animales hay que buscarlos”. A las 9 de la mañana se vuelve al campamento para desayunar y descansar hasta la salida.

Leona comiendo
Leona alimentándose

     Además del Safari, el parque natural ofrece otros servicios como vuelos en helicóptero o en globo, visitas a poblados de tribus o incluso un centro de Belleza y Spa para relajarse.

Datos de interés:

Página Web Sudáfrica

Guía de Sudáfrica

Hoteles en Johannesburgo

-Moneda: Rand.     1 euro = 11,2 R

-Lenguaje oficial: inglés y afrikaáns (derivado del holandés)

Contactar con el Parque de Entabeni

Contactar con la persona que organiza estas actividades(de Escapade Tours).  Preguntar por Joao, es portugués y habla español a la perfección.

Escapade Tours